Últimos temas
» Atrapado... [NarukSasuk (?)]
Sáb Abr 07, 2012 9:46 pm por Sasuke Uchiha

» [MinaKushi] Día soleado♥
Mar Mar 27, 2012 11:16 pm por Minato Namikaze

» ¡Cuenta atrás!
Dom Mar 25, 2012 10:02 pm por Uzumaki Kushina

» Palabras al Azar
Dom Mar 25, 2012 10:00 pm por Uzumaki Kushina

»  La lámpara defectuosa de los deseos.
Dom Mar 25, 2012 9:59 pm por Uzumaki Kushina

» Cita al de arriba y cambia lo que dice :B
Dom Mar 25, 2012 9:57 pm por Uzumaki Kushina

» Fan Club de Luna
Dom Mar 25, 2012 9:54 pm por Uzumaki Kushina

» Hollow -w-
Dom Mar 25, 2012 9:29 pm por Uzumaki Kushina

» Mogadian regresa
Dom Mar 25, 2012 9:29 pm por Uzumaki Kushina

Foros hermanos
Image and video hosting by TinyPicMundo Hylian Rol - [TLOZelda Rol]
Afiliados Elite
Mundo Hylian Rol - [TLOZelda rol]
Modulo uno Imagen

Shô de Jô-Nen Ai Monogatari

Ir abajo

Shô de Jô-Nen Ai Monogatari

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 24, 2011 1:05 am

Shô de Jô-Nen Ai Monogatari

Bueno, este fic me salió de un capricho, así que no se que tal estará, por ahora es le primer cap, pero si gusta o interesa seguiré con la historia. en fin, les dejo con el primer capitulo.

Capitulo 1: Lluvia de Fuego

Las luces de la ciudad se fueron apagando una a una, como si todos estuviesen compenetrados y pensasen lo mismo. Todo el lugar se encontraba en silencio, lo poco que se oía eran el ruido del viento, de algunos perro en la oscuridad de la noche aparentemente peleando entre ellos y de los acostumbrados ruidos provenientes del barrio Jou, en el que se encontraban todas las tiendas cuya hora de apertura se encuentra antes y no después del anochecer.

Todo aquél que pasaba por este barrio y no estaba acostumbrado a este siempre solía decir lo mismo: “Es como si la noche nunca llegase a este lugar.” Esto se debía a que las luces del barrio siempre estaban encendidas y debido a su disposición desde las calles que recorren el barrio parece que es de día, incluso a media noche. La principal fuente de esa luz se encontraba en el mayor establecimiento de la zona, un lugar conocido como “El Sol Inamovible”, un burdel, casino, bar, restaurante y posada regido por un gran empresario, el cual tenía un interés muy profundo por las reglas oscuras que regían este barrio por la noche, así como las reglas estrictas que regían toda la ciudad de día. El nombre del establecimiento se debe a que este se encuentra situado al oeste de la ciudad, justo al final de la ciudad y del barrio Jou, de cuya azotea provenía una luz que iluminaba todo el lugar como el mismísimo sol, desde el momento en el que el verdadero astro se oculta hasta que vuelve a surgir por el este de la ciudad.

Esa noche era como la gran mayoría, hombres y mujeres paseando de un lado a otro entre risas, coqueteos entre otras cosas, por las calles de aquél barrio considerado por muchos como “Sórdido”. En una de estas calles, frente al Sol artificial de ese lugar, se encontraba en especial alboroto y movimiento, de un lado para otro personas corrían gritaban y pronto apareció fuego en los alrededores de un local con el nombre de “La Perla Escarlata”, conocido bar en el que un espectáculo de baile realizado por una joven chica era muy conocido. Dentro de dicho bar una gran disputa estaba teniendo lugar.

Todo había comenzado con una pequeña disputa entre dos clientes que estaban muy borrachos, la cual fue empeorando al irse sumando todos los clientes del bar uno tras otro, pronto, la disputa se había convertido en una trifulca general sin cuartel en el que el fuego había comenzado a invadir el local debido a la gran cantidad de alcohol derramado por paredes y suelo. Pero, en medio de ese infierno en la tierra, el cual había llegado a un punto en el que nadie podía controlar nada y se había transmitido a toda la zona alrededor del local, dentro de este, en una plataforma rodeada de llamas, se encontraba la figura de una joven, que como en un trance se encontraba bailando entre el fuego. Todos los que la vieron pensaron que había perdido la razón y se había puesto a bailar en la desesperación de su inminente muerte, pero la verdadera razón era que la chica, en vez de estar asustada o desesperada estaba divirtiéndose con este baile hipnótico el cual le había llevado a un mundo que ella nuca pensaba que alcanzaría. Mientras bailaba, las llamas se fueron apoderando del establecimiento hasta el punto en el que no quedó nadie en el lugar a parte de ella, pero esto no fue razón suficiente para dejar de bailar para ella, el fuego se había apoderado de la tarima, pero, de forma impresionante y mágica ya que no hay otra forma de describirlo si no es por arte de magia, el fuego se iba apartando de su camino mientras bailaba, las llamas, que habían quemado ya más de cuatro locales en los alrededores la evitaban como si se tratase de una especie de ser divino. Mientras tanto, la chica seguía bailando inconsciente de todo su mundo que le rodeaba, ya que por alguna razón que no entendía, esa noche sentía que bailar era como respirar para ella, lo cual hizo que no pudiese parar de hacerlo.

En el exterior del local las cosas eran caóticas, todos corrían de un lado para otro y nadie sabía qué era lo que estaba pasando en ese lugar. Todos aquellos que intentaron apagar el fuego después de sobrevenir el miedo, se reunieron enfrente del local el cual fue el foco del fuego e intentaron apagarlo, siendo detenidos de forma totalmente inesperada por una sombra que cayó del cielo frente a ellos. Todos quedaron anonadados, nadie sabía de dónde había salido aquella persona ni porqué se interponía en su camino, pronto descubrieron que ellos eran los que habían iniciado el fuego y que, al parecer, no querían que este se apagase por ningún motivo, todo esto lo supieron al instante en que la sombra que salió de la nada cortó en dos a una de las personas con un espadón tan alto como él.

Todos los presentes se quedaron de piedra al ver caer al hombre muerto, pero lo que más les sorprendió fue la cantidad de compañeros que al parecer tenía ese hombre encapuchado, ya que, como les había pasado a ellos, la misma escena sangrienta se repetía en distintos puntos en donde el fuego era particularmente fuerte. Nadie tenía ni idea del porqué de sus acciones, pero sí conocían el porqué de elegir esta ciudad y quienes podían ser aquellos encapuchados.

La razón del haber elegido la ciudad de Jôgan es que era la capital de la República de Shô, en cuanto a quien era el responsable de este ataque eran probablemente los Caballeros de la Corte Imperial, fuerzas especiales comandadas por el Imperio de Shô.

Cuando el fuego había invadido todo el barrio de Jou los Caballeros decidieron retirarse del lugar al ver que las defensas de la República, los Escuderos Lapislázuli, se acercaban al lugar en defensa de sus ciudadanos y para aplacar las llamas que amenazaban con consumir la ciudad entera. Cuando los Caballeros se alejaban de la zona, el capitán, Ermes Tertium, se fijó en la silueta de una persona que se movía con mucha soltura por el campo de batalla y que portaba un par de espadas en su espalda, al principio pensó que era uno de los Escuderos, pero enseguida se dio cuenta de que ninguna de sus ropas llevaba el símbolo característico de estos, por lo que simplemente se dio la vuelta y se dijo a sí mismo que no era más que un niño, ya que no era muy alto, jugando al héroe; se rió de la estupidez de ese niño mientras se alejaba a paso ligero tras la pista de sus hombres los cuales le estaban esperando para regresar al imperio y de informar del éxito de la misión.

------------------------------------------------------------

La chica corría por las llamas ayudando a todo aquél que encontraba aún con vida, ya estuviese herido, inconsciente o simplemente en estado pánico, a salir de aquél infierno creado por dios sabe qué depravado psicópata. Poco consiguió hacer, ya que la gran mayoría de personas habían evacuado rápidamente, ya que el lugar en el que el fuego empezó era una “Ciudad nocturna dentro de otra ciudad.”, por lo que gran mayoría de habitantes tuvo oportunidad de escapar del lugar, pero los rezagados que intentaron aplacar las llamas por alguna razón que la chica desconocía habían, sido masacrados y algunos obligados a arder hasta la muerte por simplemente intentar salvar aquél lugar.

Después de salvar a un hombre que se encontraba atrapado bajo unos escombros y llevarlo a lugar seguro con otras personas, se fijó en un punto que le llamaba la atención desde hacía ya rato. A pesar de que el fuego comenzó unas horas atrás, las llamas no cesaban en un punto específico, en una zona en la que toda cosa que pudiese haber sido quemada se encontraba entre cenizas desde hacía ya tiempo. Todo alrededor de esta zona se encontraba entre cenizas y muy pocas llamas quedaban en el lugar, nada más que decir en la zona circundante al local del inicio del fuego, pero justo en el lugar en el que ese edificio se erigía en el pasado, se encontraba esa columna de fuego inexplicable y fascinante. Muchos de los que se fijaron en aquel espectáculo dedujeron que la razón por la que el fuego siguiese allí perdurando era porque había un almacén de licores en el sótano del lugar en cuestión, pero, aún habiendo escuchado esto, la chica salió corriendo en dirección al fuego misterioso que tanto le llamaba la atención.

Al llegar a las cercanías se fijó en algo fascinante a la vez que espeluznante, misterioso e incluso hermoso. Una chica, aparentemente de su misma edad, bailaba entre las llamas como si de algo muy natural se tratase, lo que sorprendía más era el hecho de que esta chica no estaba para nada quemada ni tampoco sus ropas, además, el lugar en el que bailaba también era especial. Bailaba de una forma hermosa, grácil y delicada sobre una tarima de llamas en la cual se apoyaban sus pies como si se tratase de la cosa más común en este mundo. Fascinada por esta danza hipnótica no pudo hacer más que acercarse al fuego paso a paso de forma inconsciente.

-Hermosa…- Se dijo más a sí misma que a la chica bailando mientras extendía una mano hacia la silueta de la chica que se acercaba bailando poco a poco hacia donde ella se encontraba.

Al acercarse demasiado a las llamas se dio cuenta de lo que estaba haciendo e intentó apartarse de ellas rápidamente antes de que ella también fuese quemada, tal y como lo fue el local convertido ahora en cenizas que estaba a sus pies, pero no pudo. Por mucho que intentó dilucidar el porqué de lo que estaba pasando no encontró una respuesta, lo único de lo que era consciente era que la chica se había acercado a ella bailando sobre las llamas y la había tomado haciendo que esta también se uniese a su hermosa y terrorífica danza entre las llamas. Todos sus pensamientos se desvanecieron de golpe, todos se perdieron en el olvido como si se estuviesen quemando por las llamas, así, pronto, dejó de pensar en nada y simplemente se sumó a aquél baile casi divino en el que, al parecer, solo ellas dos tenían permitido estar.

Misteriosamente, al dejarse llevar por la situación comenzó a vislumbrar algo en su subconsciente. Era una pradera enorme llena de flores en la que una chica se encontraba mirando hacia el cielo despejado y soleado, la chica se encontraba desnuda y, al fijarse, se dio cuenta de que ella se encontraba en la misma situación y apariencia, pero por alguna razón que no llegó a captar del todo ese hecho no le molestaba en absoluto. Poco a poco se acercó a esta chica que continuaba mirando al cielo despejado de aquél día probablemente de verano y cuando por fin consiguió llegar a su lado esta dejó de fijar su mirada en el horizonte para mirarla fijamente a ella a los ojos. Lo que vio fue la cara de una muchacha hermosa y joven igual a aquella con la que bailaba en ese momento entre las llamas, la cual le estaba mostrando una sonrisa deslumbrante la cual le cautivó como nada había hecho en este mundo. La chica abrió su boca y habló sutilmente, como si intentase que ni siquiera las flores a sus pies se enterasen de la conversación que tenían.

-He estado esperando por este momento mucho tiempo, mucho más de lo que puedes pensar.- Dijo, posando una mano en su mejilla. La mano estaba cálida y era muy suave, lo cual era algo que le tranquilizó de forma impresionante.

-De ahora en adelante no volveremos a estar solas y separadas nunca más… ¿De acuerdo, Eri?- Dijo, sorprendiendo a la chica sobremanera al decir su nombre en voz alta de esa forma sin haberse conocido anteriormente.

Lentamente, ambos rostros se fueron acercando el uno al otro hasta que se unieron en un beso tan cálido como el sol que iluminaba sus cuerpos, así como ardiente al igual que las llamas que las rodeaba, fuera de ese mundo en los subconscientes de ambas que estaban unidos por algún tipo de hechizo, mientras se abrazaban al detener la danza y se fundían en un beso en el mundo material por igual. El momento pareció durar siglos, incluso milenios, todo a su alrededor se volvió efímero e insignificante, lo cual le dio aún más fuerza a ese sentimiento de eternidad que embargó a ambas por igual. Después de unos segundos en la realidad todas las llamas se apagaron poco a poco y las dos chicas tocaron el suelo de forma segura y suave, a la vez que esto sucedía ambas se separaron la una de la otra y se miraron fijamente, con sus mentes aún conectadas, pero siendo conscientes de lo que ocurría en el mundo exterior a la vez.

-Sí, no volveremos a pasar por esto de nuevo, Mia.- Dijo, sorprendiéndose a sí misma, Eri con una sonrisa en su rostro, tanto en el mundo gris, negro y rodeado de escombros como en ese mundo de ensueño y hermoso en el que habían hablado por primera vez desde hacía mucho, mucho tiempo. Este sentimiento no podía quitárselo de la cabeza, ya que, cada vez que pensaba que era imposible que se conociesen de hace mucho tiempo, ese pensamiento se volvía cada vez más improbable, haciéndole pensar que conocer el nombre de esta chica era lo más normal del mundo.

Después de pasar del aturdimiento del trance y del momento en general, Mia se desplomó en los brazos de Eri, haciendo que esta última, preocupada de que los pocos que se encontraban en la zona empezasen a preguntarles qué demonios les había pasado a las dos, la cargase en su espalda y se alejase de la ciudad en la que el fuego había dejado una huella imborrable para todos sus ciudadanos. Todo en lo que podía pensar en ese momento era dejar a Mia en un lugar seguro, lejos de ojos ajenos en el que pudiese vigilarla y protegerla.

Mientras se adentraba en el bosque cercano al oeste de Jôgan pensaba en que ojalá nadie las hubiese visto escapar hacia el bosque y que nadie les persiguiese, ya que quería estar a solas con Mia. Mientras pensaba esto, encontró una pequeña cabaña abandonada en la que al parecer nadie se había acercado en años, decidiendo que allí deberían de pasar la noche. Al entrar dejó a Mia recostada en una montaña de paja que había en el interior de la cabaña por alguna extraña razón, mientras ella se recostaba a su lado para descansar de la carrera que tuvo que hacer para llegar hasta allí. Poco después se quedó dormida sujetando su mano a la vez que descansaba su rostro justo al costado del de Mia.

Las dos soñaron lo mismo, una pradera igual a aquella en la que se habían “reencontrado”, ambas recostadas en un manto de flores multicolor, sujetando las manos de la otra y mirándose a los ojos, como para dar constancia de que se encontraban juntas y que nunca más volverían a ser separadas. Soñando esto, las dos chicas que nunca se habían encontrado en su vida hasta aquella noche, pintaron una sonrisa en sus rostros debido a su largo y tan esperado reencuentro.

Espero que les haya gustado la historia, si gusta colocaré el siguiente capítulo pronto. Ja ne~~

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Shô de Jô-Nen Ai Monogatari

Mensaje por Naruko el Sáb Dic 24, 2011 2:16 am

Me gusto, aunke muy largo para mi gusto xDDD ten cuidado de eso, pero de ahi, todo lo demas esta bien, deja un aire de misterio asi ke me lo seguire viendo D8
avatar
Naruko
Nuevo Estudiante
Nuevo Estudiante

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 13/12/2011
Edad : 24
Localización : Con mi amur c:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shô de Jô-Nen Ai Monogatari

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 24, 2011 2:50 am

Un poquito largo pero aun así me gusto, talves espere el siguiente capitulo para leerlo con mi afro afro

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Shô de Jô-Nen Ai Monogatari

Mensaje por Invitado el Vie Dic 30, 2011 3:10 am

Bueno, Ahí tienen el segundo capítulo, y antes de que os quejéis sobre "Falta Yaoi" os diré que es porque lo intenté hacer más corto que el anterior, sino, tendría. Así que no os quejéis XD

Capítulo 2: Mercenarios, Bandidos y Risas.

Todo estaba oscuro. Apenas se oía alguna cosa en ese espacio negro y de apariencia infinita e inmensurable. Una luz fue encendida de golpe, como si se tratase de algún tipo de señal, apuntando hacia unas escaleras que antes le había sido imposible detectar. La cabeza le dolía de una forma impresionante, en especial en la parte de la nuca, por lo cual supuso que le habrían dado un golpe en la cabeza o algo parecido. Tambaleándose se dirigió hacia las recién apreciables escaleras de piedra, intentando recordar lo que había pasado mientras lo hacía.

Recordaba que se encontraba en su pueblo, cuando este fue atacado por bandidos en medio de la noche, por lo que decidió ayudar a proteger el pueblo. Recogió su espada y salió de su casa, pero lo que encontró fuera fue un pueblo destrozado y con una cantidad enorme de muertos, él tuvo suerte ya que su casa se encontraba en las afueras y por eso tardó tanto en correr en su ayuda. Lo siguiente que recordaba era a él enfrentándose a los bandidos con una herida grave en el costado, siendo acorralado contra una pared, cuando de pronto apareció alguien por detrás del grupo de bandidos que le cercaban y se abrió paso entre sus filas como si no fuesen más que simples niños. La figura de ese hombre llego hasta donde se encontraba él y en ese momento vio que hizo algún tipo de movimiento y de ahí en adelante no recuerda nada.

Llegó a la parte superior, iluminada de mejor forma, al terminar de organizar sus pensamientos. Lo que vio fue un grupo de hombres discutiendo cual debería ser su próximo movimiento. No entendía nada de lo que pasaba, en especial por el hecho de que se encontraba vendado y vistiendo un uniforme de algún tipo de organización desconocida para él.

-Oh, estas mejor de lo que pensaba. Creíamos que tardarías una semana en levantarte y mucho más en poder ponerte de pie.- Resonó una voz en la estancia. La fuente de esta se encontraba en uno de los hombres que discutían acaloradamente. Al parecer él era el líder, ya que se encontraba sentado en una pila de cajas y se veía como si todos le tuviesen mucho respeto, ya que todos se mantuvieron callados en cuanto el hombre alzó la voz.

-¿Dónde demonios estoy…?- Preguntó el joven aún aturdido por el repentino cambio de luminosidad y por el doler punzante de su cabeza. Sacudió la cabeza para despejarse un poco, consiguiendo que el dolor de cabeza le diese un pinchazo, el cual consiguió hacer que el chico recobrara un poco la compostura.

-Cierto, aún no te hemos dicho nada.- El hombre bajó de las cajas y tranquilamente se dirigió al lugar en el que el chico se paraba algo tambaleante.

-No deberías salir de la cama como si nada. Aún tienes heridas bastante gra…- Se detuvo en mitad de la frase al posar una mano sobre el vendaje del chico que tenía al costado. Aunque este estaba empapado en sangre apenas se sentía la herida tan profunda que tenía el chico, ni mucho menos el brotar de más sangre. Anonadado por lo que acababa de ocurrir apartó la mano rápidamente del vendaje y agarró la barbilla del chico con fuerza atrayendo su rostro cerca del suyo.

-¿Me dirías cómo es que te has sanado tanto en apenas un día de descanso de una herida casi mortal…?- Preguntó lo más bajo que pudo y con el rostro muy serio.

-Siempre ha sido así desde pequeño. Ni yo mismo lo entiendo.- Dijo el chico no dejándose intimidar por el rostro del hombre que tenía frente a sí. Por muy aturdido que estuviese aún era consciente de que las personas a su alrededor no eran conocidos y no se podía determinar si eran o no enemigos. Aunque por el desarrollo de acontecimientos se dijo a sí mismo que como mínimo no eran hostiles, por lo que se relajo un poco.

-… Hmph. Interesante. Puedes regenerarte rápidamente, tienes agallas y eres rápido pensando, lo único en lo que eres pésimo es en el uso de la espada. Parecías un niño pequeño intentando demostrar que era capaz de sujetar una espada a sus padres.- Le dijo apartándose de él y sonriendo ampliamente, seguidamente le puso la mano en su cabeza haciendo que el dolor se intensificase durante un segundo.

-Mi nombre es Autor Scept, llámame Aut, encantado.- Se presentó el hombre en voz alta esta vez extendiendo la mano que había posado en la cabeza del muchacho.

-Ehm, mi nombre es Tera, Tera Citus.- Se presentó el chico a la vez que aceptaba el apretón de manos de aquél hombre, que gracias al desvanecer del aturdimiento, había deducido que era mucho más joven de lo que pensaba, como mucho tendría 25 años, aunque comparados con sus 18 años eso era bastante viejo para él.

-Bueno, te explicaré que es lo que ha pasado en este último día, ven y siéntate con todos, así podremos darte a conocer.- Se apresuró a decir Autor mientras se dirigía empujando a Tera hacia la mesa dónde todos, excepto Autor, se sentaban mientras hablaban.

Según las explicaciones que recibió, Autor era el líder de los “Hijos de Shô”, un grupo rebelde que tenía su sede en el norte de la separación entre el Imperio y la República y que tenía como ideal la unión de todo Shô como un Reino, tal y como fue en un pasado no muy lejano. Al parecer habían recibido reportes de que los bandidos atacarían en la región en donde se encontraba el pueblo de Tera, Nensa, pero no pudieron llegar a tiempo, ya que la región de Nensa se encuentra muy al este de la posición en la que tenían el cuartel general de los Hijos de Shô. Para cuando ya habían llegado se encontraron con el pueblo en llamas y a un montón de bandidos reunidos en una zona específica, en la cual se encontraba nada más y nada menos que Tera, el cual acababa de ser ensartado en un costado por una espada del enemigo y se estaba debatiendo entre la vida y a muerte mientras luchaba desesperadamente contra un par de hombres a la vez, poco después de conseguir llegar a su posición y de acabar con los bandidos el chico se calló desmayado y se dio un golpe en la cabeza. Después de aquello lo llevaron hasta su cuartel general, en el cual se encontraba en el momento y después de eso ya sabía todo lo que había ocurrido.

-Destruir el pueblo, quemarlo hasta las cenizas, matar a todos sus habitantes y después robarles como si fuesen buitres al acecho… Ese tipo de personas no merecen siquiera la piedad que los humanos mostramos a los otros. Son basura.- Dijo Tera mirando con ira hacia sus manos. –Lo peor de todo es que no soy capaz de proteger a las personas a mi alrededor de ese tipo de basuras… soy patético.- Se reprochó a sí mismo a la vez que aflojaba su mirada y ponía una expresión melancólica.

-Je, si tienes tiempo de lloriquear ponte a practicar tu esgrima, niñato.- Dijo con una sonrisa en su rostro Autor a la vez que se acercaba hacia él. –Tu oponente seré yo. Créeme, te va a costar seguir mi ritmo, pero si lo haces bien te daré una recompensa. – Le dijo de forma sugerente a la vez que posaba su mano en la empuñadora de sus espadas. –Desenvaina, niñato. – Sonriendo con un rostro algo malicioso, desenvainó ambas espadas rápidamente. A la vez que hacía esto, le entregaba una a Tera y se alejaba de él.

-Si crees que me acobardaré por algo como esto, te equivocas. Todavía me duele un poco la cabeza pero mi herida en el costado está perfectamente bien ahora. – Dijo poco antes de salir corriendo hacia Autor con una sonrisa confiada en su rostro.

Aunque poco le duró la sonrisa, ya que Autor con apenas un movimiento de cadera y de muñeca le quitó la espada de las manos, le dio un golpe con la parte sin filo de la espada en el estómago y luego le propinó un puntapié en el rostro, todo en el mismo movimiento y sin inmutarse siquiera.

-Ah… Ya te pasaste Autor… Ahora está inconsciente de nuevo, ¿No sabes controlarte? – Le preguntó uno de sus hombres que se encontraba sentado en frente de una mesa plagada de cartas y de fichas junto con algo de tabaco y licor.

-A callar. Es su culpa por ser un debilucho. – Dijo el joven mirando hacia otra dirección avergonzado de no saber contenerse debido a la emoción que le produjo el conocer a ese chico. Giró su mirada hacia el chico tirado en el suelo y con una media sonrisa en el rostro se dijo a sí mismo: “Este chico es muy interesante, cada vez que pienso en cómo será cuando tenga algo de entrenamiento y experiencia a sus hombros, me entran una ganas de saltar de alegría. Después de todo, de aquí en adelante lo convertiré en mi juguete personal.” Todo esto lo pensó mientras su expresión se tornaba poco a poco más oscura y empezaba a reírse por lo bajo de una forma algo siniestra.

-Oh no… Ha entrado en su modo de maniático… Mejor nos vamos, no quiero que me mate en medio de su frenesí o que me haga algo peor… - Dijo un hombre secundado por los asentimientos de todos los presentes mientras se alejaban poco a poco de la sala en la que dejaban a un Autor riendo de forma siniestra mientras a sus pies se encontraba Tera de forma indefensa e inconsciente. Todos sabían que el chico lo iba a pasar mal o en todo caso iba a ser algo traumático para él, pero nadie se atrevía a decirle esto al chico inconsciente. Todos temían pasar por lo mismo que él.

-------------------------------------------------------------------------------

La luz de la mañana se colaba a través de la única ventana de la cabaña, dejando entrever los cuerpos de dos jóvenes tiradas sobre un montón de paja, abrazadas y con sus vestimentas aún encima. La mañana era fría pero esto no era algo que les molestase a las chicas. Todo se encontraba en silencio, hasta que unos pasos se escucharon cerca de la cabaña y una sombra pasó por enfrente de la ventana cortando los rayos de luz dirigidos a las chicas allí reposando. Al poco la puerta se abrió lentamente y pasos se oyeron dentro de la habitación.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Shô de Jô-Nen Ai Monogatari

Mensaje por Naruko el Vie Dic 30, 2011 3:30 am

Yaoi yaoi *¬* kiero yaoi (?) ps se ve bien *-* a mi me gusta mucho como va la historia es muy original y entretenido pero para la proxima, no escribas tanto u.u
avatar
Naruko
Nuevo Estudiante
Nuevo Estudiante

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 13/12/2011
Edad : 24
Localización : Con mi amur c:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shô de Jô-Nen Ai Monogatari

Mensaje por Uzumaki Kushina el Jue Mar 01, 2012 12:41 am

No hagas los capítulos taaaaan largos ptm xDDD, pero joder. Se ve bien el fic.
Lástima que lo abandonaras(?) Aunque al final todos acabamos haciéndolo xd.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Got my head up in the sky. [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



You, you, my God ~
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

мejor aмιga
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Uzumaki Kushina
Sensei
Sensei

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 15/12/2011
Edad : 23
Localización : Donde esté él ~

Ver perfil de usuario http://Tu mamá .l. (?

Volver arriba Ir abajo

Re: Shô de Jô-Nen Ai Monogatari

Mensaje por Dark Pejelagarto el Vie Mar 02, 2012 5:08 am

No es el largo lo que molesta, sino que los párrafos están demasiado concentrados y eso crea un efecto negativo al verlo. Con solo verlo, se piensa dos veces en leer o no, trata de hacer más espaciado y verás como lo leen de golpe y hasta piden más...
avatar
Dark Pejelagarto
Estudiante
Estudiante

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 29/02/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shô de Jô-Nen Ai Monogatari

Mensaje por Uzumaki Kushina el Vie Mar 02, 2012 6:04 pm

Dark Pejelagarto escribió:No es el largo lo que molesta, sino que los párrafos están demasiado concentrados y eso crea un efecto negativo al verlo. Con solo verlo, se piensa dos veces en leer o no, trata de hacer más espaciado y verás como lo leen de golpe y hasta piden más...
En el primer capítulo sí que están los párrafos muy concentrados, pero asdf, en el segundo no tanto y es igual de largo xD.
Aunque la historia tiene buena pinta, sería mejor que intentara acortar los capítulos o hacerlos en dos partes .-.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Got my head up in the sky. [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



You, you, my God ~
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

мejor aмιga
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Uzumaki Kushina
Sensei
Sensei

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 15/12/2011
Edad : 23
Localización : Donde esté él ~

Ver perfil de usuario http://Tu mamá .l. (?

Volver arriba Ir abajo

Re: Shô de Jô-Nen Ai Monogatari

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.